La blefaroplastia superior es la cirugía estética de los párpados superiores cuyo objetivo es rejuvenecer la mirada, despejar la vista y devolver la belleza natural de los párpados.

Esta cirugía se suele indicar por un exceso de piel en el párpado superior, el rasgo más característico del paso de los años, pero no el único. Simplificar la blefaroplastia superior a eliminar únicamente la piel en exceso es un error habitual en cirujanos no especializados. Existen múltiples factores que intervienen en el proceso del envejecimiento y es imprescindible tener todos en cuenta para conseguir los mejores resultados para cada paciente. El cirujano oculoplástico especializado en blefaroplastia evalúa y considera cada uno de los factores implicados para planificar de forma personalizada su tratamiento ideal.

La clave de esta intervención es realizar un correcto diseño de la cirugía, y considerar todos los elementos influyentes: la adecuada posición de la ceja, la altura y forma del surco palpebral, el contorno del párpado o la laxitud de los tejidos. Estos rasgos son individuales y deben ser tratados de forma personalizada, especialmente al realizar la cirugía en hombres o mujeres.

La blefaroplastia superior se realiza mediante microcirugía, utilizando los pliegues naturales de la piel para realizar las incisiones, por lo que éstas no serán visibles en un futuro. Se elimina el exceso de piel con el diseño adecuado, buscando el mejor aspecto estético pero teniendo siempre en cuenta la función de protección del párpado.

Si fuese necesario se moldeará o eliminará parcialmente la grasa del párpado, presente en toda su extensión. En algunos casos existe un exceso de grasa debajo de la ceja que es preciso esculpir o reducir, ya que otorga un aspecto de ceja descendida y gruesa. Si a altura de la ceja no es adecuada, se puede elevar en el mismo procedimiento.

En ocasiones el párpado se halla ligeramente descendido o su contorno está alterado, por lo que será necesario remarcar el surco del párpado superior o modificar ligeramente la altura y contorno del mismo. Esto no cambia nuestra expresión, sino que despeja la mirada y estiliza los párpados. Todos estos son detalles muchas veces olvidados, pero de vital importancia para conseguir un resultado final excelente.

La blefaroplastia superior mejora notablemente el aspecto de los párpados superiores de forma natural, aunque en algunos casos será necesario tratar los párpados inferiores en el mismo procedimiento para conseguir un rejuvenecimiento completo y armonioso de la nuestra mirada. También pueden asociarse otros tratamientos no estéticos no quirúrgicos que potenciarán los buenos resultados de la cirugía.

La blefaroplastia superior se realiza con anestesia local y sedación, de forma ambulatoria y vendajes. Tras la intervención podrá descansar el tiempo necesario en el centro donde se le haya realizado y posteriormente en su domicilio.

–      Blefaroplastia Inferior, cirugía plástica de párpados inferiores

La blefaroplastia inferior es la cirugía estética de los párpados inferiores. Su objetivo es eliminar las bolsas inferiores y/o el exceso de piel y arrugas, pudiendo mejorar en algunos casos también el surco de la ojera.

Clásicamente existen dos formas de abordar una blefaroplastia inferior: trancutánea o transconjuntival. Esto únicamente indica si la incisión se realiza a través de la piel o de la conjuntiva. Sin embargo este concepto es muy simple, ya que actualmente existen múltiples técnicas y procedimientos complementarios de la blefaroplastia, diseñados para tratar de forma específica cada uno de los diferentes problemas que pueden presentarse en el párpado inferior. En el párpado inferior debemos valorar tres factores fundamentales: las bolsas grasas, la laxitud palpebral y el exceso de piel o arrugas. La adecuada elección y combinación de técnicas adquiere una importancia máxima en la blefaroplastia inferior para lograr los mejores resultados posibles.

El tratamiento de las bolsas de grasa se realiza casi siempre mediante una incisión en la conjuntiva. Una vez expuesta se puede eliminar el exceso de grasa existente o redistribuirla para corregir los surcos de las ojeras. La mejoría del párpado inferior no depende únicamente de la eliminación de la grasa, de hecho esto puede provocar un aspecto de ojo hundido nada estético. La tendencia actual es eliminar la grasa de forma conservadora y redistribuir los volúmenes del párpado inferior con el objetivo de suavizar las bolsas y el surco de las ojeras. Los pacientes que presentan únicamente un surco de la ojera marcado pero sin bolsas grasas, no son buenos candidatos para una blefaroplastia inferior. Estos casos se benefician enormemente de tratamientos no quirúrgicos dirigidos a mejorar el volumen del surco mediante sustancias de relleno, como el ácido hialurónico.

Cuando existe un claro exceso de piel o arrugas profundas y pliegues en el párpado inferior, estas se eliminan mediante una incisión por debajo de las pestañas apenas visible con el paso del tiempo. En la mayoría de los casos únicamente se eliminará piel, preservando el músculo orbicular intacto (encargado del parpadeo), lo que favorece la pronta recuperación y evita complicaciones. En ocasiones se realiza un tensado de este músculo (suspensión del orbicular) para mejorar el soporte del párpado.

En algunos casos puede aparecer laxitud en el párpado inferior, debida a una elongación del propio párpado o de sus tendones de sujeción. La forma de corregirla es mediante una cantopexia o una cantoplastia. El objetivo de ambas técnicas es devolver la tensión normal del párpado a través de una pequeña incisión y se empleará una u otra en función del grado de laxitud. En la cantopexia se refuerza el tendón mediante una sutura, mientras que en la cantoplastia se acorta. Es imprescindible solucionar la laxitud siempre que esté presente, ya que es la causa de que aparezca una retracción o caída del párpado dando un aspecto de ojo redondeado.

La blefaroplastia inferior mejora notablemente el aspecto de los párpados inferiores de forma natural, aunque en ocasiones será necesario tratar también los párpados superiores en la misma intervención para conseguir un rejuvenecimiento completo y armonioso de la mirada. También pueden asociarse otros tratamientos no estéticos no quirúrgicos que potenciarán los buenos resultados de la cirugía.

La blefaroplastia superior se realiza con anestesia local y sedación, de forma ambulatoria y sin vendajes. Tras la intervención podrá descansar el tiempo necesario en el centro donde se le haya realizado y posteriormente en su domicilio.

Asian monolids plastic surgery concept - woman with correction marks to have double eyelids made.

Tratamiento para trastornos del párpado