La cirugía escleral se basa en la colocación de elementos de silicona en las paredes de la esclera, que es donde habitualmente se producen las roturas de la retina.

Esta operación requiere un examen ocular previo de la zona desprendida para poder actuar específicamente sobre las áreas dañadas.

Durante la intervención se aplica habitualmente tanto un sedante al paciente como anestesia local.

 

old2